• martes 27 de febrero del 2024
logo
add image

Anularon la causa de Lago Escondido y sobreseyeron a los magistrados involucrados

Se trata del presunto viaje que realizaron diversos magistrados, exfuncionarios y empresarios a la estancia del magnate Joe Lewis.

El titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal n° 2, Sebastián Ramos, declaró la nulidad de todo lo actuado en la denominada "Causa de Lago Escondido", donde se investigaba el viaje realizado por diversos jueces, exfuncionarios y empresarios a la estancia del magnate Joe Lewis. Además, resolvió sobreseer a los magistrados Julián Ercolini, Carlos Mahiques, Juan Bautista Mahiques, Pablo Yadarola, Pablo Cayssials, al exfuncionario Marcelo D'Alessandro y a los directivos de Clarín, Jorge Rendo y Pablo Cassey, entre otros implicados en la causa.

El hecho, ocurrido en octubre de 2022, implicó la realización de una reunión que habría ocurrido, en la ciudad de Bariloche, en la estancia de Joe Lewis, en “Lago Escondido”, entre algunos jueces federales, un funcionario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, un ex agente de la AFI y empresarios. Los implicados fueron denunciados por el posible delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público y aceptación de dádivas.

"Ha quedado demostrado en autos que existió una actividad de seguimiento irregular que contó con la intervención de una Fuerza de Seguridad y otros organismos del Estado, y que las intromisiones injustificadas que formaron parte de ese accionar ilegal derivaron en la vulneración del derecho a la privacidad de quienes han sido denunciados", sostuvo el juez Ramos. 

A criterio del magistrado, a partir de esa maniobra ilegal, se produjeron diversas notas periodísticas que dieron inicio a la investigación y como consecuencia las denuncias en la causa. En ese sentido y fundándose en la Teoría del Fruto del Árbol Envenenado, Ramos consideró que todo lo actuado carecía de validez, en razón de estar su origen viciado ante la obtención de una prueba ilegal.

Siguiendo esa lógica, Ramos concluyó que: "No existen indicios de la comisión de un delito ni prueba alguna que permita dar apoyatura a dicha hipótesis y, por el contrario, se trata de acciones que deben quedar exclusivamente reservadas al ámbito de privacidad de los individuos".

Accedé al fallo.

footer
Top