• viernes 14 de junio del 2024
logo
add image

Alberto Fernández abrió las Sesiones Ordinarias del Congreso Nacional

Un repaso por los principales puntos del discurso del Presidente de la Nación en la 141º apertura de Sesiones Ordinarias del Congreso de la Nación.

El primer mandatario abrió el 141º periodo de Sesiones Ordinarias del Congreso Nacional, último de su actual mandato, con un discurso que abarcó desde los números de crecimiento, inversión y producción del país hasta la actuación de la Corte Suprema y su intromisión en los demás poderes, la coparticipación de CABA, y la falta de celeridad en la investigación por el intento de homicidio a la Vicepresidenta de la Nación, entre otros temas de relevancia jurídica.

El acto comenzó pasadas las 11 horas presidido por primera vez en la historia por tres mujeres: la presidenta de la Cámara de Senadores, Cristina Fernández de Kirchner, la presidenta de la Cámara de Diputados, Cecilia Moreau, y la presidenta provisional del Senado Claudia Ledesma Abdala. 

Alberto Fernández ingresó al recinto a las 11:30 y su discurso se extendió por más de dos horas. En concordancia con el artículo 99, inciso octavo, de la Constitución, el Presidente de la Nación es el encargado de abrir las sesiones, por lo que, ambas cámaras se reúnen para escuchar las palabras. Todo el acto fue transmitido por cadena nacional conforme al artículo 75 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. 

El discurso comenzó haciendo una mención al conflicto entre Ucrania-Rusia remarcando el llamado a la paz de nuestro país en el marco de los 40 años de democracia. A su vez, la primera parte del discurso estuvo enmarcada a enumerar los datos gestión y las distintas políticas económicas, sociales y culturales en sus tres años de gobernación. 

Posteriormente, se refirió acerca de los proyectos de ley a presentar y ya presentados; reclamó que en un año electoral "no se condicione la aprobación de proyectos de leyes que los argentinos están necesitando". Anunció que elevará al Congreso de la Nación un proyecto legislativo para un Sistema Nacional de Residencias que mejore las condiciones de trabajo y de formación de nuestros médicos y médicas, como así también, la Ley de Expansión de la Inversión Educativa, que tiene como objeto establecer las bases para garantizar la expansión de la inversión educativa en un plazo de diez años, pasando del 6% al 8% del Producto Interno Bruto para el año 2032.. 

También, instó al Poder Legislativo a que trate el proyecto de ley que crea las universidades de Pilar, de Ezeiza, del Delta, de Saladillo y de la Cuenca del Salado con sede en Cañuelas.

El primer punto álgido del recinto fue cuando el Presidente de la Nación se refirió a las temáticas sobre la Justicia y el Poder Judicial. Acerca de los montos coparticipables enfatizó que "la Corte Suprema de Justicia aseguró cautelar a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires recursos coparticipables que no le corresponden contrariando la ley de coparticipación vigente. Le quita dinero a los que más necesitan y destina esos mismos recursos a la ciudad más opulenta del país." 

Luego explicó que la ley convenio afirma que los recursos coparticipables se distribuyen por consenso de cada una de las provincias y el Estado nacional: "La Ciudad Autónoma de Buenos Aires no forma parte de ese convenio. No tiene derechos sobre esos recursos. Debe recibirlos del Estado Nacional cuando este le transfiere un servicio que hasta ese momento prestaba. Esa decisión es parte de la gestión administradora del Poder Ejecutivo Nacional y no puede ser sustituida por otro poder de la república".

Agregó que "la intromisión de la justicia en la distribución presupuestaria es definitivamente inadmisible, excede sus facultades, ya que son cuestiones políticas no judiciables".

Además, acerca de poner fin a los sótanos de la democracia, el Presidente recalcó: "El personal de inteligencia del Estado ya no se vincula con los jueces. Los recursos de la Agencia Federal de Inteligencia son públicos. No existen operadores que en nombre del gobierno compran voluntades judiciales. Por impulso del Gobierno Nacional, no hay escuchas ni intromisiones en la privacidad de ningún ciudadano".

Los magistrados Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz se encontraban presentes a la derecha del pupitre donde Fernández emitía su discurso. A la Corte Suprema se la interpeló directamente, cuando Fernandez afirmó: "Así como el Poder Ejecutivo padeció la intromisión del Poder Judicial en funciones que le son propias, este mismo Congreso debió soportar la intromisión en sus prerrogativas cuando la Corte Suprema se arrogó indebidamente la facultad de disponer cómo debe este cuerpo legislativo designar sus representantes ante el Consejo de la Magistratura."

Por otra parte, recalcó que “si la Corte Suprema no hubiera tomado por asalto el Consejo de Magistratura, la provincia de Santa Fe avanzaría con los nombramientos en juzgados y se avanzaría contra el crimen organizado. No sufriría la carencia de tribunales. El Consejo no funciona lamentablemente por los miembros de la Corte".

Por último, el Presidente hizo referencia al juicio político en marcha contra los integrantes de la Corte Suprema. Allí refirió: "Lamentablemente, el accionar de los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, nos llevó a presentar un pedido de juicio político ante la Cámara de Diputados que decidirá si los acusa ante el Senado. Cualquier argumento que sostenga que el reclamo es violatorio de la República o del Estado de derecho, es falso."

Accedé al video del discurso

Accedé al texto del discurso

 

footer
Top