• jueves 01 de diciembre del 2022
logo
add image

Atentado a CFK: la vicepresidenta pidió recusar a la jueza Capuchetti

El escrito resaltó que la actuación negligente de la magistrada en la producción de prueba produjo una parálisis en la investigación y que los vínculos que la unieron con la Agencia Federal de Inteligencia durante el gobierno de Macri hacen dudar de que ejerza sus funciones con imparcialidad.

La defensa de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner pidió que se recuse a la jueza María Eugenia Capuchetti, en la causa donde se investiga a los responsables del atentado sufrido por la mandataria el 1° de septiembre pasado.

El escrito, firmado por los apoderados de la vicepresidenta, Juan Manuel Ubeira y Marcos Aldazabal, expresó que la magistrada posee una evidente falta de imparcialidad subjetiva, que se manifiesta en la actuación negligente y en la parálisis de la investigación para dar con los responsables del intento de homicidio contra la vicepresidenta.

Si bien aclara que la recusación debería presentarse dentro de las 48 horas cuando fuera producto de una causal sobreviniente,  los abogados de la vicepresidenta recalcan que “el apartamiento no se debe a una situación concreta, sino a un cúmulo de irregularidades” que han hecho que Cristina Fernández de Kirchner pierda la confianza en la jueza Capuchetti.

Entre sus críticas, los abogados expresaron la falta de respuesta que tuvo la magistrada con los escritos presentados por la defensa para avanzar en la investigación.

 “(…) las medidas de prueba que hemos solicitado han sido, en su enorme mayoría, rechazadas, no realizadas (el clásico ‘téngase presente’, equivalente a ‘tengan presente que no voy a hacer nada’) o llevadas a cabo tarde, cuando su eficacia dependía de la celeridad”.

En sintonía con las facultades que concede el aún vigente Código Procesal Penal de la Nación –en cuanto autoriza al juez a delegar o no delegar la investigación en la fiscalía-,  manifestaron que Capuchetti “decidió no delegar la instrucción, pero, paralelamente, no impulsó una sola línea investigativa, no realizó preguntas a los testigos y bloqueó toda hipótesis que vaya más allá de Brenda Uliarte, Fernando André Sabag Montiel y Gabriel Nicolás Carrizo. Esto, aun cuando hay numerosa prueba que señala otros caminos”.

Además de ello, los letrados señalaron numerosas irregularidades que se presentaron en la investigación, desde el celular de Sabag Montiel que llegó con sobre cerrado y luego apareció abierto y reseteado a cero, la demora en la detención de Brenda Uliarte y Gabriel Carrizo,  la falta de investigación de la supuesta responsabilidad que podría caberles a integrantes de la Policía Federal y la posible vinculación del diputado nacional por Juntos por el Cambio, Gerardo Milman.

Al respecto, resaltaron las declaraciones prestadas por un testigo, que manifestó que el día 30 de agosto había estado en el bar “Casablanca” y había escuchado a Gerardo Milman decirles a dos mujeres “cuando la maten voy a estar camino a la costa”. Sobre esto último y luego de que se remitieran las grabaciones del bar, los abogados sostuvieron que la jueza les dijo informalmente que Milman no aparecía en las filmaciones, pero cuando los letrados pudieron acceder a los videos, ubicaron a Milman juntos a dos asesoras en el horario señalado por el testigo.

Sin embargo, luego de que las asesoras del diputado se presentaran a declarar en la causa y manifestaran inicialmente no recordar haber ido, luego de que se les mostraran las grabaciones las mismas reconocieron haberse encontrado en ese lugar y estar organizando un viaje a Pinamar.

Los abogados también refirieron la reticencia de la jueza a adoptar medidas de prueba que consideraban indispensables, tales como el secuestro de los celulares de las asesoras o el careo entre ellas, a los efectos de subsanar las inconsistencias que se presentaban entre uno y otro testimonio.

Finalmente, los abogados resaltaron que la jueza Capuchetti “visitaba regularmente la Agencia Federal de Inteligencia durante el gobierno de Mauricio Macri”, motivo adicional que los hace dudar de la imparcialidad subjetiva de la magistrada para encontrarse a cargo de la causa.


Accedé al escrito.

 

footer
Top