• jueves 01 de diciembre del 2022
logo
add image

Aniversario del fallo Carrera: el triunfo del in dubio pro reo ante causas fraguadas por la policía

En este pronunciamiento, la Corte Suprema absolvió a Fernando Carrera como supuesto autor de “La Masacre de Pompeya”, por considerar que se había violado el derecho de defensa en juicio y el principio in dubio pro reo, en una causa que tuvo numerosas irregularidades.

Se cumplen seis años del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que absolvió a Fernando Carrera como autor de “La Masacre de Pompeya”, por el cual se le imputó la comisión de un robo, tres homicidios y lesiones a cuatro personas en la vía pública, por un hecho cometido en el barrio de Nueva Pompeya, en la Capital Federal.

El caso tuvo inicio el 25 de enero de 2005, luego de que la Policía Federal confundiera a Fernando Carrera con una persona que había cometido un robo. A partir de ello, la policía comenzó su persecución en un auto sin identificación policial, lo que generó que Carrera supusiera que estaba siendo sujeto de un robo y decidiera huir a bordo del volante. Sin embargo, los policías dispararon en 18 oportunidades y 8 de ellos dieron en el cuerpo de Carrera, que lo dejaron inconsciente y llevó a que su automóvil atropellara y le produjera la muerte a 3 personas (una de ellas menor de edad) en la vía pública. Asimismo, resultaron heridas de forma grave y leve otras cuatro personas.

Según la defensa de Carrera, incluso fue baleado por los policías con el auto ya detenido y él en estado inconsciente.

Una vez ocurridos esos hechos, los policías habrían tomado conocimiento que no se trataba de la persona que buscaban perseguir, por lo que emprendieron distintas maniobras para encubrir su responsabilidad en el hecho mediante la creación de evidencias falsas, entre ellas, las vinculadas a la presencia de un arma y la manipulación de los testigos.

Por esos hechos, Fernando Carrera fue condenado en el año 2007 a la pena de 30 años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal N°14 de la Capital Federal, sentencia que fue ratificada por la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal.

En el año 2012, la Corte Suprema dejó sin efecto la decisión de Casación y la envió a dicho tribunal para que realizara un nuevo pronunciamiento, en virtud de que no se había dado adecuado tratamiento a los descargos en los que Carrera sostenía su ajenidad con respecto a los hechos por los que lo había empezado a perseguir la policía.

Sin embargo, con una nueva integración, Casación volvió a condenar a Carrera como autor del robo y de los tres homicidios pero no de forma dolosa sino imprudente, por el cual se le impuso la pena de 15 años de prisión. Ante dicha condena, la defensa de Carrera presentó un recurso extraordinario que fue denegado, lo que derivó en la interposición de una queja para arribar nuevamente a la Corte Suprema.

En su pronunciamiento del 25 de octubre de 2016, el máximo tribunal de la Nación entendió que Casación no había realizado un nuevo examen integral de las alegaciones de la defensa, principalmente en lo relativo a la reevaluación de los testimonios de los policías. Sobre este punto, la Corte manifestó que si se había absuelto a Carreras de la imputación por haber disparado a los policías luego de que su auto chocara, se habría corroborado que la policía no se encontraba justificada a disparar, por lo que correspondía analizar nuevamente los testimonios policiales.

Sumado a ello, la Corte resaltó los severos cuestionamientos que la defensa había realizado al accionar policial, así como la falta de reconocimiento de forma presencial del testigo clave que lo indicó como autor del robo que dio origen a los hechos posteriores, situación que ameritaba un nuevo análisis que Casación no realizó.

Por ello, tras 9 años de procedimiento recursivo sin que se haya dado una debida garantía del derecho de defensa en juicio y se haya violado el principio de inocencia, la Corte entendió que, según las facultades que le da el artículo 16 de la Ley 48, correspondía declarar la absolución de Fernando Carrera por aplicación del principio in dubio pro reo.

En el ámbito cinematográfico, Enrique Piñeyro llevó esta historia a una película titulada “El Rati Horror Show”, que expone cómo se fraguó la causa penal llevada contra Fernando Carreras, la exposición en los medios para conocer el hecho como “La Masacre de Pompeya” y la trama policial-judicial detrás del caso.


Accedé a la sentencia.

footer
Top