• viernes 27 de enero del 2023
logo
add image

Chile: se despachó el texto final para aprobar la nueva Constitución

Consta de 388 artículos y será sometida a votación en un plebiscito el próximo 4 de septiembre.

La Convención Constitucional de Chile entregó la propuesta de nueva Constitución al Presidente Gabriel Boric, luego de casi un año de trabajo. El texto, que consta de 388 artículos, será votado en un plebiscito el próximo 4 de septiembre.

El proyecto de nueva Constitución establece que Chile es un Estado "social y democrático de derecho", "plurinacional, intercultural, regional y ecológico" y lo reconoce como un Estado laico.

En ese sentido, reconoce la coexistencia de diversos pueblos y naciones en el marco de la unidad del Estado. Entre ellos, los Mapuche, Aymara, Rapanui, Lickanantay, Quechua, Colla, Diaguita, Chango, Kawésqar, Yagán, Selk'nam y otros que puedan ser reconocidos en la forma que establezca la ley.

El texto también tiene un enfoque de paridad de género y promoción del respeto a las diversidades sexuales, promueve el “buen vivir” como una “relación de equilibrio armónico entre las personas, la naturaleza y la organización de la sociedad”, y se enmarcada desde una perspectiva del Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

Al respecto, establece que las víctimas y la comunidad tienen derecho al esclarecimiento y conocimiento de la verdad respecto de graves violaciones a los derechos humanos.

Una particularidad es que si bien la propuesta de nueva constitución destina una gran cantidad de artículos a plasmar distintos derechos reconocidos en instrumentos internacionales (desaparición forzada, tortura, derechos de los migrantes, niñez, personas con discapacidad, disidencias y género), no se establecen explícitamente garantías específicas para hacerlos valer, tales como el hábeas corpus, hábeas data o el amparo.

Otra particularidad que tiene el texto es que se declara a América Latina y el Caribe como zona prioritaria en sus relaciones internacionales, con el compromiso de mantener la región como una zona de paz y libre de violencia. Además, impulsa la integración regional, política, social, cultural, económica y productiva entre los Estados, y facilita el contacto y la cooperación transfronteriza entre pueblos indígenas.

 


Accedé al texto.

footer
Top