• jueves 02 de febrero del 2023
logo
add image

La CIDH condenó la muerte de cuatro mujeres detenidas en una comisaría de Tucumán

A través de un comunicado de prensa el organismo dependiente de la OEA instó al Estado Nacional a investigar los hechos con debida diligencia reforzada y adoptar medidas inmediatas para evitar la repetición de este tipo de hechos.

El 2 de septiembre, María José Saravia, Macarena Salinas, Micaela Mendoza y Yanet Santillán, quienes estaban privadas de su libertad en la comisaría Brigada Femenina de Concepción, perdieron su vida a causa de un incendio.

Respecto a dicho centro de detención, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresa que carecía de elementos de protección para incendios y tampoco contaba con las instalaciones eléctricas en buenas condiciones. Sumado a eso, el contexto en el que estaban las detenidas era de hacinamiento y de deplorables condiciones de detención.

Asimismo, la Comisión se pronuncia nuevamente sobre la preocupación por la situación en la que se encuentran las personas detenidas en las comisarías. Advierte sobre las comisarías que, pese a ser lugares destinados a detenciones transitorias, las personas permanecen alojadas durante meses. A su vez, estos centros están caracterizados por falta de infraestructura y servicios básicos que garanticen las condiciones que respeten la dignidad humana. En este sentido, la CIDH se pronunció en los comunicados de prensa de 21 de junio de 201019 de octubre de 2016 y de 9 de marzo de 2017, y en sus Informes Anuales de 2018 y 2020. Adicionalmente, otorgó las Medidas Cautelares 187-10496-14, y 37-15, a favor de personas privadas de libertad en comisarías o dependencias policiales de la Provincia de Buenos Aires.

Ante esta situación, la Comisión le reitera al Estado argentino que debe implementar acciones urgentes y efectivas para que cese la utilización de dependencias policiales o comisarías como lugares de alojamiento permanente de personas privadas de libertad, y que además, necesita adoptar medidas que garantice que los centros de detención cuenten con estructuras adecuadas y seguras para evitar los riesgos.

Por último, la CIDH urge al Estado argentino a investigar los hechos, con la debida diligencia y sin demoras a los efectos de esclarecer lo sucedido, sancionar a las personas responsables y reparar a las víctimas. Particularmente en este caso, aclara que al haber victimas mujeres privadas de su libertad, el Estado debe aumentar sus esfuerzos para actuar previniendo, protegiendo, investigando, sancionando y reparando de toda forma de violencia y discriminación basada en género.

Accedé al comunicado

footer
Top