• miércoles 22 de septiembre del 2021
logo
add image

La provincia de Buenos Aires declaró la emergencia hídrica en el Delta del Paraná

Será por un plazo de 180 días en virtud de la bajante extraordinaria de la cuenca.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kiciloff declaró la Emergencia Hídrica en la zona del Delta del Río Paraná. El decreto 710/2021 fue publicado hoy en el Boletín Oficial y declara la emergencia hídrica para el territorio comprendido en los partidos de San Nicolás, Ramallo, San Pedro, Baradero, Zárate, Campana, Escobar, Tigre, San Fernando, San Isidro y Vicente López, y en los partidos de Avellaneda, Berazategui, Berisso, Ensenada, La Plata y Quilmes.

La medida tendrá un plazo de ciento ochenta (180) días contados a partir del dictado del presente decreto, en virtud del fenómeno hidrológico de bajante extraordinaria de la Cuenca del Río Paraná. Asimismo, se crea el Comité Interministerial de Emergencia Hídrica, a los efectos de articular con los organismos provinciales, nacionales y municipales las medidas de prevención, control y mitigación de los efectos producidos por la bajante hídrica y de identificación catastral de las zonas afectadas.

En su artículo 2° el texto del decreto indica que el Comité será coordinado por un/a representante del Ministerio de Jefatura de Gabinete de Ministros, y estará integrado por representantes de los Ministerios de Seguridad, de Gobierno, de Infraestructura y Servicios Públicos, de Desarrollo de la Comunidad, de Trabajo, de Desarrollo Agrario, de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica, de Hacienda y Finanzas y del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible.

Entre sus fundamentos, la medida señala que el Delta del Paraná es considerado un extenso mosaico de humedales, con características ecológicas singulares y una heterogeneidad ambiental dada por la gran variedad de hábitats para la diversidad biológica y los servicios ecosistémicos que brinda.

También se indica que el déficit de precipitaciones en las cuencas de los ríos Paraná, Paraguay e Iguazú constituye uno de los factores determinantes para la bajante histórica, considerada la más importante en el país desde 1944. Esta bajante presenta “afectaciones incipientes al abastecimiento de agua potable, la navegación, las operaciones portuarias y las actividades económicas vinculadas a la producción y explotación de la cuenca hídrica y, en materia ambiental, los impactos esperados se relacionan con dos aspectos principales: la calidad y disponibilidad del agua y las consecuencias en la flora y fauna asociada a las dinámicas naturales propias de este mosaico de humedales”. 

Asimismo, el “Plan Integral Estratégico para la Conservación y Aprovechamiento Sostenible en el Delta del Paraná” (PIECAS-DP), articulado y coordinado por la ex Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SAyDS) de la Nación en el año 2008, declaró a la zona como un inmenso humedal, que “cumple múltiples y fundamentales funciones como la recarga y descarga de acuíferos, el control de inundaciones, la retención de sedimentos y nutrientes, la estabilización de costas, la protección contra la erosión, la regulación del clima y una extensa lista de bienes y servicios al hombre”.

La ley 15.164 indica que el Ministerio de Jefatura de Gabinete de Ministros es el organismo encargado de entender en la coordinación general de la gestión de gobierno, y el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos “intervenir en la planificación, la programación, el dictado de normas, el control y la ejecución, según correspondiere, de las obras públicas hidráulicas, entender en lo atinente a los recursos hídricos y uso del agua, y en la fiscalización, las tarifas, los subsidios y la regulación del transporte fluvial, respectivamente”, agrega el decreto.

Accedé al decreto

footer
Top