• viernes 28 de enero del 2022
logo
add image

La Corte Suprema de Justicia de la Nación resolvió reinstalar a una trabajadora despedida por motivos discriminatorios

La desvinculación laboral discriminatoria fue simultánea a la difusión pública en el programa Operación Triunfo de la relación sentimental de la actora con un exalumno de la escuela.

El 10 de Junio de 2021 el Máximo Tribunal, en el acuerdo de los jueves, dictó un precedente importante en materia de derecho laboral. En particular, consideró que el despido dispuesto por la demandada “sin justa causa” ocultaba motivos discriminatorios, en razón de la relación sentimental que la preceptora de un colegio mantenía con un ex alumno de dicha institución.

Para así resolver todos los ministros de la corte se remitieron al dictamen del Procurado Victor Abramovich, quien consideró equivocado el criterio de interpretación adoptado por el Tribunal Superior de Córdoba. Dicho órgano desestimó el recurso presentado por la trabajadora por considerar que el despido obedecía a motivos de incumplimientos contractuales y no existían actos discriminatorios que activaran el mecanismo de la reinstalación toda vez que debía comprobarse un trato diferenciado respecto de sujetos en las mismas circunstancias.  

Los hechos

Ante la aparición pública de la actora en el programa “Operación Triunfo” y haber trascendido la relación que mantuviera con un ex alumno del colegio donde cumplía tareas como preceptora, la institución  manifestó que debía modificar la relación que mantenía con los alumnos y previo al despido ofreció como alternativa modificar su forma de trabajo. Ante el rechazo de la trabajadora, la demandada optó por despedirla sin expresión de causa.

La actora, en el recurso federal manifestó que la interpretación del Superior Tribunal Cordobés era errónea. Que el móvil de la demandada era el vínculo afectivo que ella mantenía con un hombre 25 años menor que ella –ex alumno de dicha institución educativa-, y que el despido inmotivado obedecía a una represalia por su negativa a modificar las condiciones de trabajo de forma tal que dejara de estar en contactos con los alumnos.

Los fundamentos del Procurador

El Procurador se mostró favorable a revisar el recurso federal toda vez que los fundamentos por los cuales el órgano cordobés desatendió la apelación los consideró de un “injustificado rigor formal”. Consideró, por otra parte, debidamente fundado el recurso presentado ante el máximo órgano provincial, su análisis de la ley 23.592 sobre actos discriminatorios y su aplicación en el caso concreto. También, dijo en su dictamen que se había desatendido el estandar probatorios elaborados en la materia en cuanto a los despidos discriminatorios y forma en que se debe analizar la prueba.

Sostuvo el representante del Ministerio Público Fiscal que el estándar probatorio en los casos de despidos discriminatorios era el establecido en los precedentes “Pellicori”, “Partido Nuevo Triunfo”, y “Álvarez”.

Asimismo, enfatizó respecto a que las condiciones enumeradas en el artículo segundo de la ley 23.592 que pudieran dar lugar a actos discriminatorios (sexo, raza, religión, opinión política, condición social, etc.) no eran taxativos, y que dichos actos debieran analizarse cuando se trate de impedir, obstruir, o restringir el pleno ejercicio de derechos y garantías reconocidos constitucionalmente sobre la base de la igualdad.

Por otro lado, consideró que la propia Ley de Contrato de Trabajo contiene disposiciones tendientes a preservar a los trabajadores por comportamientos patronales que conlleven trato discriminatorio. Enumero la tutela de la mujer embarazada (hoy considerada persona gestante), y la decisión del legislador de proteger a estos y a su proyecto de vida frente a los derechos patronales de dirección y administración.

El voto del juez Rosenkrantz

En un voto individual, el juez Rosenkrantz consideró acertado el dictamen del procurador pero aseveró en su considerando tercero que la reinstalación de la trabajadora no significa resolver en detrimento de la “facultad constitucional de la empleadora a despedir sin causa” la que encontraría adecuado resguardo constitucional en la faz negativa de la libertad de contratar (art. 14 y 19 de la Constitución Nacional), cuyo límite sería la ley 23.551. 

Accedé al fallo.

Accedé al dictamen.

 

footer
Top