• viernes 27 de enero del 2023
logo
add image

Los principales puntos del discurso del Presidente en la apertura de las Sesiones Ordinarias

Entre los principales tópicos se destacan el anuncio del proyecto de ley de interrupción voluntaria de embarazo y la reforma de la justicia federal

Entre las atribuciones del Poder Ejecutivo, legisladas en el artículo 99 de la Constitución Nacional, el Presidente de la Nación es el encomendado para dar comienzo a las sesiones del Congreso. En efecto, ambas cámaras se reúnen para escuchar las palabras del primer mandatario en el acto de apertura.

Mediante el Decreto 177/2020, Alberto Fernández había anunciado que el inicio de las Sesiones Ordinarias correspondientes al año en curso se realizaría para el 1° de marzo a las 11:30 horas.

Alrededor de las doce horas, el primer mandatario arribó al edificio del Honorable Congreso de la Nación, acompañado de su pareja, Fabiola Yáñez. Fue recibido por Sergio Massa –presidente de la Cámara de Diputados- y Cristina Fernández de Kirchner –presidenta de la Cámara de Senadores-, junto con un conjunto de legisladores designados.

Luego, en virtud del artículo 75 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, el Presidente por cadena nacional inició su discurso ante la Asamblea Legislativa.

Comenzó su discurso reivindicando el valor de la palabra y analizando el estado con el cual encontró el país, enumerando distintos datos estadísticos acerca de las principales problemáticas socioeconómicas: “Necesito que la palabra recupere el valor que alguna vez tuvo entre nosotros”.

Posteriormente, realizó un recuento de las medidas positivas dictadas en sus 81 días de mandato. En particular, reconoció a la Ley de Solidaridad y Reactivación Productiva como el punto de arranque de su mandato para la reactivación económica, y remarcó como prioridad a la lucha contra el hambre, afirmando que comer no puede ser un privilegio.

A su vez, continuó repasando el plan llevado a cabo para la restructuración de la negociación de la deuda pública y sus acciones diplomáticas, aclarando que no se va a pagar la deuda a costa del hambre: “Nunca más al endeudamiento insostenible, nunca más a decisiones con ínfulas tecnocráticas de la noche a la mañana y de espaldas al pueblo, nunca más a la puerta giratoria de dólares”. También, reconoció el accionar político del Papa Francisco.

En la batalla contra el gas y el petróleo, Alberto Fernández  anunció el envío de un proyecto de ley de desarrollo del sector hidrocarburífero y minero de promoción productiva.

En el marco la coparticipación impositiva, agradeció la colaboración de los gobernadores para la firma del Consenso Fiscal y adelantó un proyecto de ley que declara a 24 distritos argentinos como capitales alternativas de la República Argentina.

Sobre la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia, comunicó el dictado de un decreto de necesidad y urgencia para la modificación de la Ley de Inteligencia, que impida a miembros de organismos de inteligencia realizar tareas represivas, cumplir funciones policiales o desarrollar tareas de investigación criminal como auxiliares de la Justicia.

Con la frase “venimos a ponerle fin a la designación de jueces amigos”, el primer mandatario se expidió acerca de la reforma de la justicia federal. Expresó la futura creación de un nuevo Fuero Federal Penal, con el objeto de atacar los delitos contra la Administración Pública en los que incurran funcionarios, para pasar a ser juzgados por más de 50 magistrados, en vez, de estar en manos de unos pocos jueces.

Además, recordó a las víctimas del ARA San Juan y aclaró que determinará el ascenso post mortem de aquellos tripulantes.

Citando al radical Raúl Alfonsín, informó la creación de un Cuerpo de administradores gubernamentales. Un cuerpo profesional de servidores públicos formados con excelencia académica, con arraigo a la carrera administrativa y con una mística de transformación del Estado para ponerlo al servicio de la sociedad.

También, determinó la remisión de tres proyectos de ley para afianzar la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, y Sandwich del Sur: La creación del Consejo Nacional de Asuntos Relativos a la soberanía de las islas Malvinas. En segundo lugar, un proyecto de ley sobre la demarcación del límite de la plataforma continental argentina. Por último, propiciará la modificaciones del régimen pesquero para respaldar el cuidado de los recursos marítimos.

En referencia al sistema previsional, aclaró la situación de desfinanciamiento de dicho régimen. A su vez, fundamentó el proyecto enviado de modificación de las jubilaciones de los magistrados y magistradas del Poder Judicial de la Nación y de los miembros del Servicio Exterior de la Nación, afirmando el concepto de distribución del sistema.

Luego de una hora de discurso, Alberto Fernández se expidió acerca de las personas gestantes. Por ello, comunicó, dentro de los diez días, la presentación de un proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Simultáneamente, desde el Poder Ejecutivo lanzará un programa de educación sexual.

A su vez, expresó el lanzamiento de un Plan de los 1000 días, para garantizar la atención y el cuidado integral de la vida y de la salud de la mujer embarazada y de sus hijos o hijas en los primeros años de vida.

También, revitalizó la lucha contra los crímenes de lesa humanidad, específicamente aclaró que es la columna vertebral de la Argentina en su conjunto: “Sin memoria, verdad y justicia la Argentina no puede ponerse realmente de pie”.

Se refirió, además, a tres cuestiones acerca de género: el cumplimiento efectivo de la Ley Micaela, en realización, a la capacitación en género de los funcionarios; plan nacional de acción contra la violencia de género; relanzamiento de la línea 144; y la ratificación del Convenio de la OIT sobre el acoso laboral.

Finalmente, apeló a la memoria colectiva de la sociedad por el recuerdo y homenaje de Manuel Belgrano, a 200 años de su fallecimiento. También, hizo alusión al ex presidente Juan Domingo Perón, en referencia a la unidad del pueblo: “Para un argentino no puede haber nada mejor que otro argentino”.

Accedé al discurso completo.

footer
Top