• sábado 28 de enero del 2023
logo
add image

Ramos Padilla no aceptó a Marcelo D’Alessio como arrepentido

Así lo dispuso el Juez Federal de Dolores en la causa que se lo investiga –entre otros hechos- por la presunta extorsión del empresario Pedro Etchebest y por la que también se encuentra procesado el Fiscal Carlos Stornelli.

El último día hábil judicial de 2019, el Juez Ramos Padilla rechazó la homologación de un acuerdo celebrado entre la Fiscalía Federal de Dolores y Marcelo D’Alessio, mediante el cual se proponía que este último se constituyera como arrepentido en la causa que se encuentra procesado por la extorsión realizada al empresario Pedro Etchebest en el Balneario CR de Pinamar.

En su escrito, el imputado se arrepintió de haber extorsionado a Pedro Etchebest, haber prestado falso testimonio en la causa “GNL”, haber reenviado información a Stornelli provista por la AFI y haber presionado a Victoria Munín para sacar información de su ex pareja, el financista Alejandro Talevi.

Por su parte, Ramos Padilla concluyó que los datos aportados por D’Alessio “no resultan significativos, ni permiten inferir un avance sustancial de la investigación, ni en orden a aquellos casos, ni respecto de las decenas operaciones de inteligencia y espionaje ilegal en los que se encuentra directamente involucrado Marcelo D´Alessio y también muchos otros imputados y victimas…

Además, el Juez Federal cuestionó la falta de información respecto a las consecuencias del acuerdo de colaboración realizado con la Fiscalía Federal, en tanto el pretenso arrepentido entendía que a partir de este acuerdo podía arribar a su inmediata libertad.

Al respecto, Ramos Padilla señaló que “Marcelo D’Alessio ha confesado su responsabilidad en orden a cuatro hechos teniendo en miras, fundamentalmente, la posibilidad de lograr su inmediata libertad. Más allá de que no realizó ningún aporte sustancial para el avance de la investigación, entiendo que esos reconocimientos no deben ser utilizados en su perjuicio ni de ningún otro imputado, ya que, en todo caso, son el producto de la lógica angustia y desesperación de quien atraviesa un encarcelamiento preventivo y cree que la solución a su encierro es arribar a un acuerdo en los términos de la ley 27.304 (ley del arrepentido).

 

Accedé a la resolución.

footer
Top