• jueves 14 de noviembre del 2019
logo
add image

Apartaron por parcialidad a la jueza que investigaba por corrupción a Daniel Scioli y otros ex funcionarios

Así lo resolvió el Tribunal de Casación Penal, al entender que la Jueza de Garantías N°5 de La Plata se había apartado del principio acusatorio y de su rol de juzgadora imparcial.

La Sala V del Tribunal de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires resolvió apartar por falta de imparcialidad a la Jueza María Inés Garmendia, quien tenía a su cargo la causa que investigaba el presunto lavado de dinero y desvíos de fondos, en la que está imputado el ex gobernador Daniel Osvaldo Scioli, ex funcionarios del gobierno provincial y empresarios.

La causa originada a partir de una denuncia de Elisa Carrió en 2016, fue tramitada por el Fiscal Álvaro Garganta y por la Jueza María Inés Garmendia, pero por la presunta parcialidad de esta última, la defensa de Daniel Scioli, Walter Carbone, Ricardo E. Miller, Alberto Pérez y Guillermo R. Scarcella plantearon la recusación de la magistrada.

Luego del rechazo de dicho planteo por la Sala III de Cámara de Apelación y Garantías de La Plata, los defensores de los imputados volvieron a impugnar la imparcialidad de la jueza ante el Tribunal de Casación Penal provincial, recayendo en la Sala V a cargo de los Dres. Mario Eduardo Kohan y Carlos Ángel Natiello, quienes anularon el fallo de la Sala III de la Cámara de Apelación y Garantías de La Plata.

Para así resolverlo, luego de recordar el precedente Llerena de la CSJN y jurisprudencia de otros tribunales internacionales, los jueces Kohan y Natiello concluyeron que “si de alguna manera puede presumirse por razones legítimas que el juez genere dudas acerca de su imparcialidad frente al tema a decidir, debe ser apartado de su tratamiento, para preservar la confianza de los ciudadanos y sobre todo del imputado en la administración de justicia, que constituye un pilar del sistema democrático.”

En ese sentido, los jueces del Tribunal de Casación tomaron los fundamentos utilizados por el Juez de la Cámara de Apelación y Garantías de La Plata, Raúl Dalto, quien en la anterior instancia –en minoría- había entendido que se encontraban reunidos elementos suficientes para temer que la Jueza Garmendia había abandonado su rol de tercero imparcial en el proceso.

Del mismo modo, opinaron que “la Juez Garmendia expresó su parcialidad subjetiva –impropia de su función garante y asumiendo un rol persecutor- cuando asevera su deseo ferviente que “…se imponga, por encima de todo, el reclamo social que procura el esclarecimiento de presuntos hechos de corrupción”…”, entre otros hechos.

En efecto, “la doctora Garmendia pierde de vista que el principal efecto de la separación del rol del acusador de aquel que debe juzgar es en resguardo del ejercicio jurisdiccional, y se traduce en la diversa posición que se profese con relación al concepto de conformación del juicio de verdad”, en clara violación al principio acusatorio y del rol de juez imparcial.

 

Accedé al fallo.

footer
Top