• domingo 22 de septiembre del 2019
logo
add image

El despido de un trabajador no puede justificarse simplemente por la crisis

Así lo dispuso la Sala X de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, integrada por los jueces Daniel Stortini y Gregorio Corach, al considerar que el hecho de basar el despido únicamente en la crisis del sector agropecuario y agroexportador no es fundamento suficiente para despedir a un trabajador. 

El trabajador que promovió demanda contra las empresas Multigranos S.A. y Multigranos Cereales S.A. con el objeto de cobrar las indemnizaciones resultantes del despido injustificado, las cuales justificaron su accionar en la existencia de dificultades económicas, ajenas a su voluntad. 

Tanto en primera instancia como en Cámara de Apelaciones, se entendió que en “los despidos por falta o disminución de trabajo, el empleador debe probar: a) la existencia de falta o disminución de trabajo que por su gravedad no consienta la prosecución del vínculo; b) que la situación no le es imputable, es decir que se debe a circunstancias objetivas y que no hay ni culpa ni negligencia empresaria; c) que se respetó el orden de antigüedad y d) perdurabilidad”. Ante la falta de alguno de estos requisitos, como resulta de las constancias de autos, el despido no puede justificarse por fuerza mayor o por falta o disminución de trabajo (art. 247 LCT). 

Por lo tanto, la crisis de la actividad agropecuaria y agroexportadora que atraviesa el país no resultan suficientes –por sí mismas- para acreditar los extremos del art. 247 LCT, ya que se trata de una situación que puede obedecer a distintas causas, como bien puede ser la errónea conducción económica de la empresa. Desde esa perspectiva, es el empleador quien debe asumir el riesgo empresario como contrapartida del lucro o beneficio que obtiene, y no trasladarlo al trabajador.

 

Accedé al Fallo

 

footer
Top