• domingo 22 de septiembre del 2019
logo
add image

Nuevo informe sobre los casos de tortura y malos tratos en el Servicio Penitenciario Federal

Durante el 2018 la Procuración Penitenciaria de la Nación relevó 558 casos. El 93% implicó violencia física, mientras que el resto se trataron de amenazas graves y hostigamiento.

El Equipo de Estadísticas y Bases de Datos del Observatorio de Cárceles Federales dependiente de la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN) actualizó los datos del período 2018 sobre tortura y malos tratos en las unidades del Servicio Penitenciario Federal.

Durante el 2018 la PPN relevó 558 casos de torturas y malos tratos; el 93% implicó violencia física, mientras que el resto se trataron de amenazas graves y hostigamientos. En los casos de violencia física se advirtió además que en 186 casos se añadió el aislamiento de la víctima y en 62 casos esto se vio incluso agravado por la deficiente alimentación de la persona aislada.

Las torturas y malos tratos presentan una línea prioritaria de trabajo para la PPN. Desde el 2007 se aplica un procedimiento para la investigación de casos de violencia institucional, inspirado en los principios establecidos por el Protocolo de Estambul en su Manual para la Investigación y Documentación Eficaces de la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Entre otras cosas dicho protocolo establece que sólo se denuncian los casos en los cuales las víctimas hayan manifestado estar de acuerdo con iniciar la acción penal.

La producción de este tipo de información permite dar a conocer características y particularidades del modo en que los agentes penitenciarios y de otras fuerzas de seguridad ejercen violencia física y amenazas sobre las personas privadas de su libertad.

La detección de casos de violencia en diversos espacios de encierro permite afirmar que los malos tratos ocurren desde el primer momento de la detención en la vía pública, en las comisarías, durante traslados, en alcaldías, institutos de menores y en destacamentos de diferentes fuerzas de seguridad.

Es la evidencia de que la tortura continúa atravesando todos los sectores de alojamiento. La violencia institucional atraviesa todos los espacios de encierro.

Accedé al informe. 

footer
Top