• domingo 22 de septiembre del 2019
logo
add image

La justicia falla con perspectiva de género ante el caso de una “mala madre”

El Tribunal Oral 4 de Mercedes resolvió ordenar la liberación de Yanina Farías, una mujer de 32 años con retraso madurativo, que se encontraba presa hacía un año y nueve meses acusada de homicidio agravado por el vínculo, por omisión. Lo que a Yanina se le imputaba era no haber impedido, aquel 6 de Agosto de 2017 cuando ocurrieron los hechos, que José Leguizamón matara a su hija de dos años a golpes.

Yanina entonces fue detenida y según el fiscal de la instrucción, Gabriel Lorenzo, la mujer “debió velar por la integridad de su hija, y representándose que, con su inacción y por la violencia inusitada puesta de manifiesto a través de las lesiones que se ocasionaren, provocara el desenlace irremediable de su propia hija”.

El juicio oral comenzó el 29 de marzo del corriente año y tuvo siete audiencias que estuvieron acompañadas de movilizaciones en la puerta de los tribunales por parte de organizaciones feministas y de derechos humanos, nucleadas en la campaña Libertad para Yanina Farías y Justicia por Xiomara.

Finalmente, los jueces Fabián Brahim, Viviana Guerreri y Miriam Rodriguez, resolvieron absolver a Farías luego de que el fiscal de juicio, Guillermo Altube, decidiera abstenerse de presentar cargos contra la mujer. Por otra parte, el fiscal pidió para José Leguizamón la pena de prisión perpetua por considerarlo autor del delito de “homicidio agravado por alevosía”.

“Este fallo significa que el Poder Judicial empieza a tomar nota, de todos los reclamos del movimiento de mujeres respecto a las violencias que sufren. La justicia, tantas veces con características patriarcales y conservadoras, por fin se está abriendo a este nuevo paradigma”, opinó Alejandro Bois, abogado defensor de la mujer.

footer
Top