• jueves 23 de mayo del 2019
logo
add image

La Justicia Federal de Mar del Plata rechazó una demanda para la utilización de cannabis medicinal en personas con VIH

El rechazo se fundó en defectos legales de la presentación realizada por la delegación en esa localidad de la Red de Personas Viviendo con VIH/SIDA.

Así lo dispuso el Juzgado Federal N°4 de Mar del Plata, a cargo de Alfredo López, quien consideró que la demanda presentada no se readecuó correctamente en el punto de la acreditación de la representación adecuada de la entidad con respecto a las personas que alcanzaría la acción. Fundó su decisión al observar claras dificultades técnico-jurídicas para definir el colectivo involucrado y el objeto de la demanda.
 
La acción fue iniciada por la Red de Personas Viviendo con VIH/SIDA Delegación Mar del Plata en busca de favorecer a dos de sus miembros (dónde únicamente había individualizado a dos) para que “a los interesados y en particular a la asociación a la siembra, cultivo, (individual, colectivo, cooperativo y/o solidario) la cosecha, preparación, acondicionamiento, transporte, empleo y la entrega a quienes lo requieran (sean o no socios) y uso en general de la planta de cannabis en cualquiera de sus variedades
con finalidad científica, medicinal, terapéutica y/o paliativa del dolor (...)".
 
La acción rechazada por el magistrado se elevó a la Cámara de Mar del Plata quien revirtió dicho rechazo pero dispuso que de considerarlo el juez de grado debería pedir la readecuación de la pretensión.
 
Ésta, señala el magistrado,  "llevan al convencimiento de que estamos ante un nuevo objeto procesal que busca que cualquier persona que cuente con una prescripción médica sea representada por la Asociación amparista a los fines de realizar las acciones expuestas precedentemente".

En esa misma línea, agregó: "No estamos ya en presencia de la representación del grupo afectado por la falta de operatividad de la norma (potenciales pacientes con HIV/SIDA que se inscriban en el programa), sino que se persigue a través de la acción –repito, según los términos en los que se proyecta la readecuación- que cualquier ciudadano se reserve para si facultades que la propia normativa vigente constriñe a un grupo muy específico, esto es, aquellos que han hecho las diligencias necesarias para poder inscribirse en el programa diseñado como política sanitaria en cuanto al Uso terapéutico del Cannabis se refiere".
 
A lo que también, en palabras del juez, se sumó la ampliación de patologías que habilitarían el remedio judicial. Por lo que consideró no resulta posible tener por debidamente adecuada la demanda instaurada en punto a la acreditación de la representación adecuada de la entidad en relación a aquellas personas que eventualmente alcanzaría la acción propuesta.
 
Accedé al Fallo
 
footer
Top