• viernes 04 de diciembre del 2020
logo
add image

Casación confirma una condena decidida por un jurado que se había declarado estancado

Se trata de una decisión en el marco del reenvío realizado por la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires a fin de que se analice el mecanismo aplicado en un caso de un jurado que no había alcanzado los 10 votos afirmativos que declaren la culpabilidad del acusado.

El Tribunal de Casación Penal bonaerense, a través de otra sala y a causa del reenvío de la Suprema Corte provincial, ratificó la condena de 8 años de prisión del señor Guerendian rechazando el planteo de la defensa sobre un vicio en el procedimiento ante el estancamiento del jurado.

La causa goza de diferentes aristas que es pertinente considerar.

En el año 2016, un jurado popular pronunció veredicto de culpabilidad por el delito de homicidio intencional contra el señor Guerendian, con una mayoría de 11 votos. Ante esta resolución, la defensa interpuso recurso de casación alegando diferentes agravios. Dentro de los más relevantes, la defensa aseveró que cuando el jurado se estancó por primera vez, esto es, no superó la cantidad de 10 votos afirmativos necesarios para decretar veredicto de culpabilidad, hubo errores en la aplicación de la ley adjetiva.

Puntualmente, la defensa reclamó que el juez técnico no cumplió con el procedimiento establecido por el artículo 371 quáter del Código Procesal Penal de la provincia que precisa que, en caso de estancamiento del jurado, el juez deberá preguntar al fiscal si mantiene el ejercicio de la acusación.

El recurso de la defensa fue admitido y resuelto por la Sala Cuarta del Tribunal de Casación, por lo que la fiscalía interpuso recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley ante el máximo tribunal provincial. La Suprema Corte admitió el recurso, dejó sin efecto el fallo de casación y remitió la causa al tribunal para que se expida nuevamente conforme a derecho.

En razón de ello, la causa quedó en manos de otra sala del tribunal de casación, que se encargó de resolver la cuestión. En esta oportunidad, los jueces afirmaron que el agravio alegado por la defensa que dio lugar a la primera anulación de la condena no se había producido, ya que como surgió de los audios y video del juicio, el juez Raúl Elhart sí había preguntado a la fiscalía y a la querella si insistirían con la acusación, previo a la nueva deliberación del jurado.

Surge de esta manera, la afirmación de que “también el juez le indica a la fiscal que, de mantenerse la acusación, el jurado pasa a deliberar nuevamente sobre dicha cuestión, expresión a la que la misma presta asentimiento”. Lógicamente, la Casación rechazó el recurso interpuesto por la defensa y mantuvo la condena de 8 años de prisión impuesta por el tribunal inferior.

 

Accedé al fallo.

footer
Top