• viernes 04 de diciembre del 2020
logo
add image

La Justicia Nacional resolvió pesificar una deuda en dólares a tipo de cambio de dólar solidario

La causa se da a partir de una subasta donde se autorizó a un comprador a abonar el precio del remate aprobado en pesos, luego de su conversión a tipo de dólar solidario.

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial hizo lugar al recurso de apelación interpuesto por el representante de la Fiscalía de Estado de la Provincia de Buenos Aires. El recurrente atacó a la resolución del Juzgado Nacional en lo Comercial N°8, en cuanto autorizó a la compradora en subasta a abonar el saldo de precio del remate aprobado en pesos, al tipo de cambio vendedor del Banco de la Nación Argentina.

En su escrito de recurso de reposición con apelación en subsidio, el recurrente expresó que tanto la base de la subasta como las condiciones de la misma, fueron pautas en moneda de dólar estadounidense, en ese sentido, debía desobligarse en esos términos. A su vez agregó que la forma en que fue autorizada por el Juzgado la liberación por el comprador, implicaría una disminución del precio de venta estipulado.

Por su parte, el órgano de segunda instancia, en interpretación del artículo 765 del Código Civil y Comercial, consideró -al igual que el órgano inferior- que al pactar las partes una obligación en moneda extranjera, la misma debe considerarse como de dar cantidades de cosas, lo que implica que el deudor puede liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal.

No obstante, lo relevante de la resolución es que la Cámara agregó que el tipo de campio para la conversión para desobligarse en moneda de curso legal debe ser el dólar solidario: " (..) la posibilidad de cancelar el saldo del precio en pesos, pero convirtiéndose el monto adeudado en dólares estadounidenses a moneda local, conforme el tipo de cambio oficial al que puede acceder el particular para hacerse de moneda extranjera en el mercado que en el régimen legal actualmente vigente se conoce como “dólar solidario” (art. 35 Ley 27.541)".

En ese orden de ideas, la diferencia entre ambos criterios es un 30%, conforme a la alícuota establecida en la Ley 27.541 que legisló el Dólar PAÍS.

Por otra parte, cabe recordar el criterio de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, donde en octubre de 2015 en un caso de ejecución hipotecaria, determinó que una obligación celebrada en dólares debe pagarse en esa moneda, ya que “el art. 765 del Código Civil y Comercial no resulta ser de orden público, y por no resultar una norma imperativa no habría inconvenientes en que las partes en uso de la autonomía de la voluntad pacten que el deudor debe entregar la cantidad correspondiente en la especie designada".

Accedé a la resolución.

footer
Top