• martes 11 de agosto del 2020
logo
add image

Algunos desafíos e interrogantes del Código Civil y Comercial

A cinco años de la entrada en vigencia del cuerpo normativo, que ha tenido gran aceptación por la comunidad jurídica, aún quedan estructuras mejorables e instituciones por incorporar.

Mediante la Ley N° 26.994, el Congreso de la Nación aprobó el Código Civil y Comercial, cuerpo jurídico que modificó las estructuras y relaciones jurídicas privadas a los fines de adecuarlas a los tiempos actuales. Su entrada en vigor -a partir del 1° de agosto de 2015- significó la derogación del perdurable Código Civil de Vélez de 1871 y la unificación de los códigos civil y comercial.

La instauración de un código moderno fue un gran avance en materia de derechos a nivel nacional, con amplia aceptación por la comunidad jurídica y que incluso ha sabido adaptarse a los tiempos anormales de pandemia. Sin embargo, a cinco años de su entrada en vigencia, aún existen nociones que no se adecúan a los albores actuales, estructuras jurídicas mejorables y ciertos interrogantes y desafíos de cara al futuro. A través de la presente nota se presentan algunas perspectivas a modificar y nutrir, a los efectos de tener como argentinos y argentinas un código más diverso y plural.

Derecho de los animales

Aunque para algunos y algunas parezca extraño, aún en el Código Civil y Comercial, sancionado en el 2014, los animales siguen siendo considerados cosas inanimadas. El artículo 227 expresa: “Son cosas muebles las que pueden desplazarse por sí mismas o por una fuerza externa”.

No obstante, desde organizaciones protectoras de animales hasta instituciones nacionales que amparan el derecho animal la categoría jurídica de animal sigue en pugna. Una de las nociones más difundidas acerca su condición jurídica es la de "personas no humanas", donde se reconoces las funciones cognitivas y de sensibilidad que poseen ciertos animales. En el precedente jurisprudencial de la orangutana Sandra se incluyó dicho neologismo.

Otro de los conceptos volcados sobre dicha categoría es el introducido por los juristas Julio César Rivera, Ramón Pizarro y Diego Botana en el proyecto de reforma del Código, presentado en 2018. En ese intento se conceptualizó que "los animales son seres vivientes dotados de sensibilidad. Salvo reserva de las leyes que los protegen, los animales están sometidos al régimen de las cosas". Si bien, es una noción más restrictiva que la anteriormente volcada, resulta destacable a los efectos de las pulsiones para desterrar la categoría del animal como cosa semoviente.

Gestación por sustitución

La gestación por sustitución es la práctica por la cual una persona gestante tiene un embarazo, a partir de TRHA, da a luz y entrega ese bebé a otra persona/pareja que tiene la voluntad de ser progenitor/a (mediante acuerdo entre gestante y comitente/s). El Anteproyecto de modificación del código (artículo 562) preveía el instituto, aunque la figura fue quitada en el debate parlamentario de Senadores.  

Pese a ser extraída, no existe una prohibición del instituto, es decir, que conforme al principio constitucional -”todo lo que no está prohibido, está permitido”- la figura está permitida.

Además de los albores actuales que exigen su regulación para una mayor seguridad jurídica, cada vez son más los precedentes jurisprudenciales que permiten dicha práctica -alrededor de 43 sentencias en el país-. 

Asimismo, actualmente existen dos proyectos de ley con trámite parlamentario para darle un marco de regulación a la gestación por sustitución. Por un lado, el proyecto de modificación del Código Civil y Comercial, redactado por las juristas Marisa Herrera y Natalia de la Torre, y por el otro, una ley especial iniciada por el senador Julio Cobos.

Triple filiación

Otro instituto del derecho de las familias que pregona por su regulación es la triple filiación. El actual Código Civil y Comercial recepta en su artículo 558: “Ninguna persona puede tener más de dos vínculos filiales”. Por lo que, el código no recepta la posibilidad de la triple filiación, sin embargo, existen vastos antecedentes jurisprudenciales al efecto. La adecuada herramienta jurídica es declarar la inconstitucionalidad del artículo, aunque en varias ocasiones el resultado haya sido buscar el emplazamiento administrativo.

Es palpable que existe mucha resistencia de varios sectores de la sociedad como para incorporar la triple filiación y abandonar la máxima jurídica del binarismo. En palabras de la especialista en Derecho de las Familias, Aida Kemelmajer de Carlucci: “Si bien el Código Civil y Comercial mantiene el principio binario, una máxima del derecho filial, ello no obstaculiza que profundice el estudio sobre esta temática incipiente, siendo necesario que se indague acerca de las implicancias e impacto en el plano jurídico ante la posibilidad de que una persona pueda tener más de dos vínculos filiales”.

Acción civil de imprescriptibilidad de delitos de lesa humanidad

El pasado 24 de julio la Cámara de Senadores de la Nación aprobó por unanimidad -con 69 votos afirmativos- la nueva redacción de los artículos 2537 y 2560 del Código Civil y Comercial de la Nación que extiende la imprescriptibilidad de las acciones indemnizatorias por delitos de lesa humanidad a los hechos que se hubiesen cometido con anterioridad al 1/8/15, fecha de entrada en vigencia de aquél.

La reforma busca avanzar en la adecuación de la normativa interna a los estándares internacionales que rigen en materia de lesa humanidad y aportar mayores precisiones a la ley, cuya redacción original había traído interpretaciones dispares, y que había llevado a la Corte Suprema de la Nación a sostener por mayoría la prescriptibilidad de la acción cuando el plazo para accionar se había cumplido antes de la vigencia de la norma.

Más allá de este avance aún queda su trámite parlamentario por la Cámara Baja del Congreso, mediante su aprobación -y la posterior promulgación- de la norma, sería la sexta reforma del Código Civil y Comercial a cinco años de su vigencia.

A los efectos de dicha nota, solo se resaltan algunos aspectos sustanciales de mejora del código que, como se expresó anteriormente, ha tenido gran aceptación por la comunidad jurídica y ha supido adaptarse a los tiempos de pandemia con la introducción de figuras como el contrato a distancia, la protección de la relación del consumidor y nuevas formas de responsabilidad preventiva, entre las principales nociones que contribuyeron en estos tiempos.

Accedé al Código Civil y Comercial.

footer
Top