• martes 29 de septiembre del 2020
logo
add image

Se autoriza el uso de telefonía celular en todas las unidades penitenciarias de la Provincia de Buenos Aires

El Presidente del Tribunal de Casación bonaerense declaró procedente una medida cautelar autorizando el uso de telefonía celular en las unidades penitenciarias durante la vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

El pedido fue llevado adelante por el Defensor de Casación, Mario Coriolano, quién solicitó el dictado de una medida cautelar a favor del uso de telefonía móvil para todos los detenidos en la provincia. 

En un Habeas Corpus colectivo presentado con anterioridad, el cual no había podido resolverse a  causa de la situación de emergencia sanitaria, también se cuestionaba la prohibición de tenencia y uso de aparatos de telefonía celular, hecho que constituye una falta grave para la normativa interna. Ahora, ante  la situación de aislamiento obligatorio, se ve mayormente anulada toda posibilidad de contacto de los internos con sus familiares siendo insuficientes e ineficaces los pocos aparatos alojados en algunos de los pabellones de las Unidades Penitenciarias. 

El Dr. Violini, presidente de la Cámara, facultado por las  Resoluciones N°13/20 y 386/20 de la Suprema Corte de Justicia a resolver de manera unipersonal los casos urgentes, hizo lugar al pedido. 

Tal como expresa en el análisis de lo resuelto, y citando a otros actores judiciales, entiende que la cárcel no priva de otros derechos más que el de la libertad ambulatoria. Cita además a las “Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos” donde se consagra el derecho de los internos a comunicarse periódicamente con sus familiares y amigos. Entiende que la incomunicación absoluta es una violación a los derechos consagrados en los artículos 5 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 10 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, además de afectar el proceso de resocialización que propone  la Ley de Ejecución Penal de la Provincia de Buenos Aires, Ley 12.256. 

Es de tener en cuenta que ante la situación de crisis sanitaria por el virus COVID-19, gran parte de la población carcelaria ha dejado de recibir visitas de sus familiares, e incluso también optado por no utilizar las salidas de las que estuvieran gozando. 

Concluye citando a una de las obras literarias del escritor Albert Camus para llamar a extremar el sentido de humanidad: “Lo peor de la peste no es que mata a los cuerpos, sino que desnuda a las almas, y ese espectáculo suele ser horroroso”.

 

Accedé al fallo

footer
Top