• domingo 31 de mayo del 2020
logo
add image

Derecho de Familias y “Un mundo feliz”: salud reproductiva, embriones no implantados y bioética

La novela distópica de Aldous Huxley, publicada en el año 1932, es un salto hacia un futuro el cual ya no resulta tan lejano. La manipulación de embriones aún no implantados en miras de una sociedad aparentemente mejor, nos invita a reflexionar, entre otras cosas, sobre la manipulación genética.

En una sociedad futura, el Estado Mundial manipula y altera embriones para poder garantizar la reproducción social estructurada  en un sistema de castas en el que todos los humanos han sido creados artificialmente, condicionados para desempeñar un rol social determinado; desde los Alfa, destinados a la dirigencia, hasta los Épsilon, quienes desarrollarán las tareas más peligrosas. Sus gustos e ideas han sido grabados en su memoria sin lugar al pensamiento individual. Cualquier emoción negativa es enseguida silenciada con una sustancia capaz de acallar hasta diez pensamientos melancólicos con una sola dosis. De allí la relación con el título de la obra; una sociedad donde cada quien acepta su existencia y no posee ningún tipo de deseo.

 

“La felicidad real siempre aparece escuálida por comparación con las compensaciones que ofrece la desdicha. Y, naturalmente, la estabilidad no es, ni con mucho, tan espectacular como la inestabilidad. Y estar satisfecho de todo no posee el hechizo de una buena lucha contra la desventura, ni el pintoresquismo del combate contra la tentación o contra una pasión fatal o una duda. La felicidad nunca tiene grandeza”.

 

Aldous Huxley nació en Godalming, Inglaterra. Se lo considera uno de los pensadores modernos más importantes. En 1932 publicó “Un mundo feliz” que terminaría por ser su obra más famosa y controvertida, plasmando varias de sus obsesiones más conocidas como el control estatal y la deshumanización producto del avance tecnológico. Es una de las ficciones distópicas más importantes del siglo XX junto a la obra “1984” de George Orwell y “Farenheit 451” de Ray Bradbury. 

Nuestro Código Civil y Comercial de la Nación establece en su artículo 19 el comienzo de la existencia humana desde la concepción. Esta concepción puede darse de manera natural o bien puede llevarse adelante mediante la reproducción asistida o fecundación artificial. La Ley 26.862, conocida como “Ley Nacional de Fertilización Asistida” fue sancionada en el año 2013. 

Hoy en día se discute la calidad jurídica de los embriones no implantados, entendiendo que se trata de una cuestión del plano de la bioética.El amplio debate dado dentro del plano bioético tiene que ver con aquellos embriones no implantados; existiendo un vacío legal acerca del destino de ese material genético. No existe control Estatal sobre los mismos sino que en muchas ocasiones quedan al resguardo de  instituciones o bancos genéticos privados. 

 

 

 

 

 

footer
Top