• martes 29 de septiembre del 2020
logo
add image

El Gobierno Nacional otorgará un Ingreso Familiar de Emergencia para los trabajadores informales y monotributistas

También instituirá un subsidio para Jubilados, Pensionados y beneficiarios AUH y AUE.

La disposición, elaborada por el Ministerio de Trabajo y el de Economía en conjunto, opera en el marco del paquete económico anunciado la semana pasada para mitigar la crisis sanitaria, económica y social como consecuencia del Coronavirus (COVID-19).

A tal efecto, el Decreto 310/2020, articula una prestación monetaria directa no contributiva y de carácter excepcional por la suma de diez mil pesos ($10.000), destinada a compensar la pérdida o grave disminución de ingresos de personas afectadas por la situación de emergencia sanitaria.

Cabe destacar que los beneficiarios -a priori- percibirán el monto por única vez a razón del mes de abril. No obstante, el Ministro de Trabajo, Claudio Moroni, destacó la posibilidad cierta de su extensión por hasta un mes consecutivo, si así la coyuntura lo amerita.  

En otro orden, el artículo 2º de la norma enumera quiénes serán los beneficiarios, a saber: las personas que se encuentren desocupadas; se desempeñen en la economía informal; sean monotributistas inscriptos en las categorías “A” y “B”; monotributistas sociales y trabajadoras de casas particulares.

A estos requisitos particulares se les suman otros generales que deben anudarse: 

a. Ser argentino o argentina nativo/a o naturalizado/a y residente con una residencia legal en el país no inferior a DOS (2) años.

b. Tener entre 18 y 65 años de edad.

c. No percibir el o la solicitante o algún miembro de su grupo familiar, si lo hubiera, ingresos por:

i. Trabajo en relación de dependencia registrado en el sector público o privado.

ii. Monotributistas de categoría “C” o superiores y régimen de autónomos.

iii. Prestación por desempleo.

iv. Jubilaciones, pensiones o retiros de carácter contributivo o no contributivo, sean nacionales, provinciales, municipales o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

v. Planes sociales, salario social complementario, Hacemos Futuro, Potenciar Trabajo u otros programas sociales nacionales, provinciales o municipales, a excepción de los ingresos provenientes de la Asignación Universal por Hijo o Embarazo o PROGRESAR.

El Ingreso Familiar de Emergencia deberá ser solicitado vía sitio web oficial ante la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), conforme el procedimiento que determinará próximamente dicho organismo y el Ministerio de Trabajo.

A pesar de la incertidumbre, se estima que en los primeros días de abril quedará abierto el período de inscripción y, una vez finalizado, se fijará la fecha de pago.

A propósito, cabe destacar que la naturaleza jurídica del Ingreso Familiar de Emergencia difiere con la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación Universal por Embarazo (AUE); lo que torna compatible su percepción conjunta, toda vez que esta apunta a la atención de los hijos menores y aquélla a las situaciones de pérdidas de ingresos familiares graves como consecuencia de la emergencia sanitaria.

Con respecto a lo que a Pensionados y Jubilados que integran el Sistema integrado Previsional Argentina (SIPA) y los beneficiarios de Planes Sociales respecta, mediante el Decreto 309/2020 el Ejecutivo dispuso un subsidio que reúne también el carácter de único y extraordinario.

En materia de jubilaciones, la suma del mismo asciende a tres mil pesos ($3.000) para los titulares que perciben hasta el haber mínimo que garantiza el artículo 125º de la ley Nº 24.241; mientras que para aquéllos cuyo haber supere dicho mínimo, será igual a la cantidad necesaria hasta alcanzar los dieciocho mil ochocientos noventa y uno con cuarenta y nueve centavos ($18.891,49).

Para finalizar, el Decreto manda la duplicación por única por el mes corriente, el monto de las Asignaciones Universales por Hijo y por Embarazo.

En suma, las medidas adoptadas se articulan en el marco de un plan económico de crisis, con miras a la preservación de los puestos de trabajo, el refuerzo del Seguro de Desempleo y la inyección de dinero a través de transferencias monetarias directas; a los efectos de morigerar las consecuencias negativas sanitarias, económicas y sociales.

Accedé al Decreto N° 309/2020.

Accedé al Decreto N° 310/2020.

footer
Top